• es

Artículo Publicado:

4.02.2019
|
0 Comentarios
|

Aumento de casos en animales domésticos naturalmente infectados con leishmaniosis cutánea en zonas urbanas del estado Lara, y su potencial zoonótico en la Región Centro-Occidente de Venezuela.

  • –  La leishmaniosis en una enfermedad transmitida por la picadura de flebotominos infectados (mosquita de arena o jején) con parásitos protozoarios del género
  • –  Los gatos y perros pueden ser infectados naturalmente por especies de Leishmania como mexicana, de forma similar a los humanos.
  • –  La leishmaniosis felina y canina es una preocupación zoonótica, pero existe poca información disponible acerca del riesgo que corren los dueños de gatos y perros infectados

Barquisimeto, 3 de Febrero de 2019.

Un grupo de Investigadores venezolanos conformado por profesionales y estudiantes del área de medicina humana y veterinaria, publicaron recientemente un estudio realizado en distintas zonas urbanas de Barquisimeto y Cabudare en donde se reportaron nuevos casos confirmados de leishmaniosis cutánea en 10 gatos, 1 perro y 2 humanos, infectados en su totalidad con la misma especie del parásito: Leishmania mexicana.  Dichos hallazgo sugieren que ésta especie parasitaria puede ser la principalmente implicada en la transmisión de éste parásito en el Centro-Occidente del país. Los resultados de esta importante investigación fueron dados a conocer en la prestigiosa revista Acta Trópica.

Autochthonous cutaneous leishmaniasis in urban domestic animals (Felis catus / Canis lupus familiaris) from central-western Venezuela” Así se titula dicho reporte en el cual exponen el posible papel de los animales de compañía y su posible rol en el ciclo de transmisión de esta parasitosis. En Venezuela, la leishmaniasis está ampliamente distribuida a lo largo de todo el territorio nacional, principalmente en las áreas de la cordillera de la costa, centro-occidente y pie de monte andino. Datos oficiales del Programa Nacional de Control de Leishmaniasis del Ministerio de Salud indican que 61.576 casos de leishmaniosis cutánea humana ocurrieron entre 1990 y 2016 en Venezuela, con el 75% de los casos reportados en los estados Táchira, Mérida, Trujillo, Lara, Miranda y Sucre.

El estudio fue realizado en Barquisimeto y Cabudare, principales zonas urbanas del Estado Lara,  donde los investigadores tuvieron la oportunidad de recolectar información  acerca de 12 gatos y 2 perros que presentaron lesiones sugestivas de  leishmaniosis cutánea tales como nódulos, pápulas y placas que tienden a ulcerarse y presentan difícil cicatrización, ubicadas principalmente en la nariz, orejas y extremidades. Igualmente se investigaron dos casos de infección simultanea en humanos no relacionados con los casos animales.

Un detallado análisis filo-genético del parásito en los 12 gatos y 2 perros examinados, fue llevado a cabo a nivel de laboratorio mediante la recuperación del ADN del parásito y el análisis mediante la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) de la secuencia del gen  citocromo b (cyt b), indicando como agente causal a L. mexicana en la totalidad los casos, incluyendo los dos casos humanos procedentes de la misma área de estudio.

El reporte  confirma la ocurrencia de L. mexicana en animales domésticos en un área altamente endémica de Venezuela destacando el papel de esta especie como un patógeno importante en la región Centro-Occidental del país caribeño. También mencionan que la ocurrencia de leishmaniosis en animales domésticos ha sido reportada en Venezuela de manera esporádica, afectando principalmente a gatos, perros, caballos y mulas, confiriendo a estos un papel como reservorios secundarios en el ciclo de trasmisión de dicha enfermedad.

Los autores hacen referencia que la leishmaniosis en felinos se ha notificado en todo el mundo, generalmente en áreas donde se superpone la aparición de leishmaniosis en  perros y  humanos.  Los gatos infectados naturalmente son generalmente infectados por la misma especie de Leishmania que también infecta a los humanos y los perros. Sin embargo, a pesar de fuertes preocupaciones acerca de su posible naturaleza zoonótica no existen evidencias suficientes para sugerir conclusiones definitivas sobre el riesgo de transmisión a propietarios en el ámbito doméstico.

A diferencia de los gatos, la leishmaniosis canina si plantea un importante problema de salud pública dado que los perros no solo actúan como reservorios, sino que también albergan altas cargas de parásitos en el nicho cutáneo, contribuyendo así al mantenimiento de altas tasas de transmisión en regiones endémicas.

Fuente Original: Paniz Mondolfi AE, Colmenares Garmendia A, Mendoza Pérez Y, Hernández-Pereira CE, Medina C, Vargas F, et al.  Autochthonous cutaneous leishmaniasis in urban domestic animals (Felis catus / Canis lupus familiaris) from central-western Venezuela. Acta Trop. 2019.

DOI: https://doi.org/10.1016/j.actatropica.2019.01.006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *